Follow by Email

lunes, 24 de diciembre de 2012

UNA NAVIDAD SIN JESÚS: ¿EL NUEVO ESPÍRITU DE LA NAVIDAD?

"Porque de tal amnera amó Dios al mundo que hadado a su Hijo Unigénito..." Juan 3:16
A pocas horas de celebrar una navidad más mi mente evoca aquellas navidades vividas durante mi niñez y añora aquel espíritu navideño que cada vez está más lejano al presente. Esas navidades en donde con mucho entusiasmo recorría los locales comerciales para observar sus nacimientos, que eran preparados con mucho esmero y sentido del detalle, logrando cautivar el corazón de creyentes como yo y esperar con ansias la medianoche y en un fraternal abrazo con la familia recordar el natalicio de Jesús, el Hijo de Dios.
Recuerdo bastante un gigantesco nacimiento movible que se erigía en la entrada principal del Centro Comercial Camino Real en San Isidro, Lima. Los nacimientos eran los encargados de sembrar en el público que los observaba el espíritu navideño, los árboles y los Papá Noel eran sólo unos buenos complementos de la navidad.  Treinta años después la situación se ha invertido Papá Noel, los árboles y aún el baile del caballo son los actores de estas navidades aliados por el bombardeo publicitario a que somos sometidos.
Un spot publicitario de una conocida tienda por departamentos usa como slogan: "Vive la nueva Navidad en ........." , esta es pues la nueva navidad, orientada al consumismo y sostenida sobre las bases de la moda, los lujos innecesarios, la frívolidad y totalmente alejada de Cristo, que debería de ser la razón de ser de esta festividad.
Al recorrer dos de los centros comerciales más grandes de Arequipa, no encontré por ningún lado un solo nacimiento, pero si atractivos y bien decorados árboles navideños. No existen mensajes alusivos al nacimiento de Cristo, así mismo al participar en actividades navideñas en colegios y centro de labores, muy bonito el agasajo para los niños, los regalos, los números artísticos que se presentan pero casi nadie recuerda al "dueño del Santo". 
Con estos comentarios no quiero parecer un "aguafiestas", un fanático cristiano, ni mucho menos caer en la cucufatería de incentivar a que oremos toda la noche, ni tampoco caer en al ingenuidad de perdirle a las tiendas que se alejen de su interés de hacer negocio para ganar dinero; lógicamente como todo ser creyente, mi casa está decorada con distintivos navideños y tengo preparado los regalos para mis hijos pero siempre recordando que el centro de la celebración es el conmemorar el nacimiento de Jesús.
A pesar de todo el panorama negativo que veo con mayor frecuencia cada navidad, es digno de destacar los esfuerzos que hacen muchas instituciones y personas en las que aún permanece el espíritu navideño y desarrollan actividades caritativas en favor de los necesitados y afligidos y de esta manera realizan lo mismo que hizo el Salvador, servir al prójimo.
Esta es una fecha muy especial, en las que tanto creyentes como muchos ateos y agnósticos sienten un sentimiento especial de dar y ofrecer amor a quienes les rodean, y ese es el espíritu de la navidad. Que podamos mantenerlo vivo en nuestros hogares y que ese sentimiento no se convierta poco a poco con el pasar de los años en una víctima del consumismo desenfrenado y para nada cristiano.
¡Feliz Navidad! y recordemos al "dueño del Santo".

miércoles, 19 de diciembre de 2012

EL PERÚ VISTO DESDE EL SEXTO

EL SEXTO
JOSÉ MARÍA ARGUEDAS
Editorial Horizonte. 2011. 
Lima.Perú
El pasado 2 de diciembre se recordó un año más de la desaparición del gran escritor, antropólogo y etnólogo peruano José María Arguedas, uno de los abanderados de la corriente indigenista. Una de sus obras más crudas e impactantes es sin lugar a dudas  El Sexto, en donde narra su experiencia en prisión. 
En 1937, José María Arguedas como estudiante sanmarquino indignado por la visita del general Camoratta de la policía italiana a su casa de estudios, participa en las protestas contra la visita del fascista y es apresado (según mi profesor de literatura en el colegio me contó que agarraron al militar y lo tiraron a la pileta), siendo conducido a la prisión del Sexto que se ubicaba en pleno centro de Lima en la Av. Alfonso Ugarte. En donde permaneció cerca de un año.
Arguedas decidió escribir su novela en 1939 pero recién en 1957 empieza a redactarla y es publicada finalmente en  1961. La primera vez que la leí fue 1995. Quedé cautivado con ella y con el  deseo de volverla a leer pero el prestarla a una compañera de clase me costó el tener que esperar hasta este año para adquirirla de nuevo y cumplir con mi postergado anhelo de leerla una vez más. La edición que presenta editorial horizonte, publicada el año pasado con motivo del centenario de José María Arguedas, incluye a manera de prólogo el estudio del poeta y crítico literario Alberto Escobar, titulado “El Sexto o el hábito de la libertad”  aparecido en 1965. 
¿POR QUÉ LEER EL SEXTO?
El Sexto por dentro
Arguedas relata su historia bajo el nombre de Gabriel y lo hace con gran realismo y crudeza, escenas terribles como el que la libertad pueda significar para el preso oriental denominado el japonés, defecar con tranquilidad y sin las perturbaciones abusivas del Puñalada y su clan quienes siempre buscaban empaparlo con sus heces,  la asquerosa manera de alimentarse de los “lame sangre”  o  el proxenetismo al menudeo en plena cárcel y la impunidad que campeaba en el reclusorio a pesar de ser el supuesto lugar en donde gobierna la autoridad, son descritas sin censura.
En su novela, Arguedas da espacio a distintas ideas políticas y pensamientos del poblador marginal peruano que son expuestas a través de sus diversos personajes. Los mensajes tanto aprista como comunista, ateo como creyente, citadino como provinciano son tratados con una objetividad e imparcialidad admirable, a pesar que en una conversación de los presos, los "compañeros" no salen bien parados: “el oportunismo al menudeo y en lo grande es la línea fiel del Apra”. ¡Toma mientras! ¡qué vigencia tiene esta frase!. 
La objetividad y el respeto que muestra Arguedas por las diferentes ideologías no significa que no denuncie la marginación y la pauperización a las que son sometidas las clases obreras y pobres por el sistema y grupos de poder  y que son encarnadas en las apreciaciones del personaje minero Cámac.  
FRASES Y CITAS ANTI ESTABLISHMENT 
Una clara muestra de la denuncia abierta que hace Arguedas contra el sistema están contenidas en los diálogos entre los personajes del Sexto:
“El pianista (un preso que era abusado) era la peor víctima de la sociedad capitalista..."  
"Los legítimos padres de Puñalada (el más vil de los presos), contra los feudatarios y los capitalistas sin alma. Puñalada es hijo de la miseria, de los barrios de Lima que apestan como el Sexto..." 
"El Perú está pues en manos de unos millonarios, que amontonan su plata hundiendo en la miseria, en la perversidad, en un excusado, a más de la mitad de los peruanos..."  
"Unos viven temblando siempre por el día de mañana, mientras que otros dominan provincias enteras. Para mantener eso tienen que mandar asesinar a muchos, encarcelar a cientos y miles, y a los que tienen más hambre y necesidades los obligan a vivir en la mugre, por el terror..." 
Sin duda palabras que manifiestan una cruda realidad que lamentablemente parece seguir latiendo en la actualidad. Al respecto el  poeta y crítico literario chileno  Yerco Moretic manifestó "...El Sexto, constituye uno de los documentos literarios más desgarradores en la exposición, más violentos en la denuncia y más vibrantes en su conmovedora esperanza que jamás se hayan publicado en el continente, y quizás, en la literatura universal contemporánea”.
Hay otras frases que dan paso a la meditación como:
El aprista muere feliz, si cae en la pelea o en la prisión- nadie muere feliz, oye, amigo; ni Dios murió feliz, a pesar de que salvaba al mundo..."
"Allí donde aparentemente el hombre debía estar ahogado por la inmundicia, transfiguraba de nuevo el Sexto.." ¿es que acaso el vivir en la peor de las situaciones o adversidades no puede redimir al hombre?.
CONCLUSIONES 
El Sexto en los 80's
En esta obra, podemos encontrar reunidos los seres más idealistas junto a la escoria humana, Gabriel manifiesta que a pesar que su compañero Cámac estaba preso, “había recuperado allí el hábito de la libertad”, para entender mejor esta frase tenemos que comprender el contexto de esa época. La dictadura del general Oscar R. Benavides reprimía cualquier ideología que le resultara incomoda. Entonces para Gabriel y los presos políticos, la cárcel les brindaba la oportunidad de pensar y expresarse libremente. Además de imaginar y diseñar un nuevo Perú.
Así como el Leoncio Prado le enseñó a Mario Vargas Llosa a conocer "la verdadera sociedad peruana" , el Sexto le ayudó a José María Arguedas a terminar de conocerlo con  sus vicios y virtudes, aquel mastodonte de cemento en donde convivían la hediondez y la luminosidad del ser humano le sirvió a manera de prisma para tener una visión anhelada del país.












jueves, 13 de diciembre de 2012

UNA MIRADA A UN PASADO DOLOROSO

LA VERDAD SOBRE EL ESPANTO (El Perú en los tiempos del terror)
Dossier Fotográfico de Caretas
2012.  
“Una imagen vale más que mil palabras” reza una añeja y popular frase que seguramente es la más mentada en los cursos de fotografía periodística y un claro ejemplo de la aplicación de dicha afirmación es la versión actualizada de LA VERDAD SOBRE EL ESPANTO (El Perú en los tiempos del terror) editada por la revista Caretas al recordar los 20 años de la captura del líder senderista Abimael Guzmán; y que con imágenes crudas y dolorosas muestra la realidad tal cual fue pero sin llegar  al morbo.
Este correcto dossier fotográfico salió a luz originalmente casi 10 años y se inspiró en la labor de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) e ilustra la historia de la guerra interna que sufrió el Perú contra el  terrorismo demencial de Sendero Luminoso y el MRTA. La actividad de remanentes terroristas en el Huallaga, la captura de Artemio acaecida este año, la amenaza persistente en el VRAEM y la aparición del Movadef  son parte de esta historia que aún no había sido narrada  y que justifican su aparición en esta nueva versión.
El gobierno demostró debilidad para enfrentar al terrorismo
La publicación está dividida en cuatro partes: 1) El profesor  de filosofía, en donde se relata y expone los antecedentes del inicio de la “guerra popular” como así la denomino Abimael Guzmán, y la fragilidad expuesta por parte del estado peruano para poder enfrentar  al emergente enemigo. 2) La ciudad se tiñó de sangre, lamento decirlo pero muestra la barbarie terrorista en su máximo esplendor dentro de la capital (y de la que muchos fuimos testigos), la captura de Abimael Guzmán y su cúpula, y la arremetida emerretista en la embajada de Japón que culminó con el exitoso operativo “Chavín de Huántar”. 3) En la búsqueda de la verdad, se revisa el desarrollo de las investigaciones de la CVR, y 4) Coca y Muerte, se muestra el peligro que significa la alianza entre los rezagos terroristas y el narcotráfico en la zona del  VRAEM. A lo largo de estos capítulos podemos encontrar información valiosa sobre los casos de los mártires de Uchuraccay, la matanza de Lucranamarca, las fosas comunes, la matanza de los penales, los coches bombas, las universidades tomadas por el terrorismo, el escandaloso túnel del MRTA en Castro Castro, los atentados contra la dirigente popular Marielena Moyano, el Canal 2, la calle Tarata, la matanza de los barrios altos, y otros tantos más que no deben ser olvidados de nuestras memorias y deberían ser conocidos por las nuevas generaciones.  
Tarata
Caretas ha realizado pues una notable selección de fotografías de sus archivos y que ayudarán al lector a comprender la magnitud de lo que significó la barbarie terrorista tanto de Sendero Luminoso como del MRTA  así como los excesos cometido por el estado, son pues “imágenes con una contundencia que los peruanos no deben ignorar” como lo señala en su presentación.
Tras la lectura y visualización de esta obra me queda claro que el único triunfador de la guerra fue el pueblo peruano y los grandes derrotados fueron sin duda Sendero Luminoso, el MRTA,  y la cúpula corrupta y asesina encabezada por Fujimori y Montesinos quienes representan la parte vergonzosa de esta historia. Que movimientos como el Movadef  tengan aunque sea un mínimo de acogida dentro de la población  y que el fujimorismo liderado por  Keiko  aún tenga una fuerza que mueve masas es algo por demás preocupante, pues me muestra un país sin memoria o sin ánimo de conocer su historia y aprender de ella. 
¿El final de la historia?
Los editores de Caretas nos dejan algunas interrogantes sueltas al final de la publicación: ¿Las nuevas generaciones manejan la información necesaria para enfrentar una amenaza radical? ¿El país podrá seguir con su estabilidad a pesar de ser el primer productor mundial de Coca?  Y finalmente ¿El Perú aprendió sus lecciones?. Entonces ¿qué podemos hacer? sin duda,  informar y educar al respecto es lo que nos toca desarrollar a cada uno de los que estamos involucrados en este proceso de formar a las futuras generaciones peruanas.
No me gusta hacer publicidad gratuita pero considero  que LA VERDAD SOBRE EL ESPANTO  por su calidad periodística y capacidad de poder ser comprendida por cualquier peruano  debería ser una obra de biblioteca y consulta obligatoria no sólo en los centros de enseñanza superior y escolar sino aún en nuestros propios hogares para que “aprendamos bien la lección” y nunca más se repitan esos nefastos años.