Follow by Email

viernes, 30 de diciembre de 2011

Una terca pasión...El periodismo.

Mi relación con el periodismo se remonta a inicios de los 80's, cuando era un pequeño niño que lejos de entretenerse con  el film E.T, en un domingo de "superestrenos" (creo que así se llamaba ese programa) u otra actividad acorde a mi edad, sentía mayor satisfacción y goce, al ver el añejo "Pulso", con Tealdo y otros grandes periodistas que lamentablemente ya se extingieron del periodismo televisivo, recuerdo a un juvenil Jaime Bayly poniendo en apuros a sus entrevistados. Esperar  a Mario Vargas Llosa con su programa "la torre de papel"   o escuchar los comentarios y entrevistas agudas de César Hildebrandt, en aquel entonces con bigotes y cabello algo crecido.



Me atrajeron mucho las elecciones municipales del 83' , los debates entre las ideas de izquierda y derecha,  todos ellos conducidos con profesionalismo y mucha altura, (una distancia abismal con la manera de hacer política en la actualidad) todo ésto contribuyó a sentirme atraído por la política,así como el asistir a mítines; nutrió aún más ese sentimiento, las gestiones de Belaúnde y García, no precisamente por su eficiencia, sino por lo pintorescas e inéptas que me parecieron. Como  olvidar las caricaturas de Belaúnde en la República, con el arquitecto siempre parado sobre las nubes, o el dólar MUC, los "especulatos", el tren eléctrico, las colas, los coches bombas, apagones, los paros armados,  la hiperiflación, el inti,  los mensajes de los ministros de economía de Alan, entre ellos el recordado "Batibazán", y todo lo desastrozo que significó el primer gobierno aprista que tuvo como "majestuoso" colofón la escandalosa fuga de emerretistas por un tunel construido en plena cárcel.

Mi entrada a la adolescencia se enmarcó en un clima de violencia y sentido de No- Futuro que vivía el país, si bien a mis compañeros de clase parecía no importarles el panorama de caos en que reposaba nuestra patria, yo no podía ser indiferente;  de ahí creo nació mi interés por el movimiento subterráneo peruano, el punk-rock y toda propuesta artística viceral, mi simpatía por los dadaístas y el surrealismo como rechazo a toda la farsa que significaba la realidad que me habían hecho creer los adultos.



En la literatura, sobre todo en la peruana  encontré mucho placer, tuve un gran profesor como el Señor Gamarra, quien con gran apasionamiento nos relataba la historia de los escritores y sus obras,  fue una experiencia  maravillosa cuando nos dejaba libros para devorarlos unos tras otros.Uno de los poemas que penetraron en lo más profundo de mi ser y me impulsaron a tomar la decisión de ser periodista en la secundaria, fue "Espístola a los poetas que vendrán" de Manuel Scorza, del cuál cito las siguientes palabras para que me puedan entender:

"Mientras alguien padezca,
la rosa no podrá ser bella;
mientras alguien mire el pan con envidia,
el trigo no podrá dormir;
mientras llueva sobre el pecho de los mendigos,
mi corazón no sonreirá.
Matad la tristeza, poetas.
Matemos a la tristeza con un palo.
No digáis el romance de los lirios.
Hay cosas más altas
que llorar amores perdidos:
el rumor de un pueblo que despierta
¡es más bello que el rocío!
El metal resplandeciente de su cólera
¡es más bello que la espuma!
Un Hombre Libre
¡es más puro que el diamante!
El poeta libertará el fuego
de su cárcel de ceniza.
El poeta encenderá la hoguera
donde se queme este mundo sombrío".

Otros cursos que influencieron en mi decisión de ser periodista fueron Historia Universal y del Perú, el profesor Chumpitaz, otro gran maestro, de tendencia izquierdista (pero yo no lo soy), me ayudó a sacar las escamas de los ojos, sobre la visión que tenía de la historia, vimos la verdadera historia detrás de la historia, sembró en mi ese espíritu, analítico, crítico e incoformista ( mi padre lo llamaba pesimista) que me empujaba a analizar y cuestionar todo. 

Aunque estoy convencido que el colegio nunca me gustó ni fue una grata experiencia en mi vida, pues fue tormentoso llevar por años cursos que no me gustaron, vestirme con uniformes, participar en la escolta, desfiles, ceremonias protocolares y formaciones diarias que detestaba por su semejanza a costumbres castrenses; y  peor aún soportar métodos de enseñanza que no me hacían participar de la construcción del conocimiento, sino del aburrimiento, a pesar de todo ello, paradojicamente gracias a las materias de Literatura e Historia pude hallar mi verdadera vocación en la escuela.

El tiempo, las oportunidades laborales y las decisiones en mi vida, hicieron que no sé si felizmente no esté ligado a ningún  medio o interés político-económico. El espacio que ahora  brinda la web 2.0,  me ha abierto las puertas para hacer lo que realmente quiero, escribir y opinar con libertad.

Este blog nació como un "experimento" por una actividad de un diplomado en docencia virtual 2.0 que seguí, pero durante los últimos meses me fue dando vueltas en mi cabeza, la idea convertirlo en mi "columna de opinión", sobre todo al seguir un curso en comunicación política y al sentir un profundo malestar acumulado durante varios años por el estilo de periodismo que se está haciendo en nuestro medio y creo que en muchas partes, dónde se es cada vez más información,  comunicación y entretenimiento pero sin opinión ni análisis.

Es para mí patético e indignante  ver como los principales titulares de los programas periodísticos dominicales están relacionados con los entretelones de una exitosa serie de tv o líos de farándula por encima de  los asuntos de interés nacional. (Sino recuerden los titulares de los dos últimos meses en los  avances de "Cuarto Poder")

El periodismo actual ¿responde a intereses de  grupos de poder?, ¿cortinas de humo?, ¿mordaza?, ¿por qué ya no existen programas periodísticos a las 11 p.m en días de semana y en señal abierta?, ¿por qué se es cada vez más contemplativos en las entrevistas  a las autoridades? o simplemente se está dando pan y circo para mantener contento al espectador y lector promedio, evitando así entrar en conflictos con el poder.

Finalmente hay varios artículos y pequeñas historias en el tintero que espero puedan ir apareciendo, y mis otras actividades me lo permitan, desde ya estoy abierto a sus comentarios y críticas.

Nos vemos,





                                                                         Guido Peláez Ballón.