Follow by Email

viernes, 20 de julio de 2012

¿Un año de nacionalismo o más de lo mismo?

Sin darnos cuenta estamos a puertas de cumplir un año de la asunción del mando del presidente Ollanta Humala, y de escuchar su segundo mensaje de 28 de Julio. Son muchas las expectativas que se han generado sobre el contenido del discurso del ahora cuestionado jefe de estado pues sus electores esperan explicaciones sobre el por qué del cambio radical en la "hoja de ruta"  además de sus promesas incumplidas. 
ultimasnoticias.com.ve
A continuación mi breve comentario sobre algunos de los temas más resaltantes (anecdóticos) de su gestión: 
Inclusión social
Este lema, fue el caballito de batalla a lo largo de su campaña electoral,  y uno de los principales factores que generó el voto nacionalista. En la primera "entrevista" televisiva que tuvo con algunos periodistas "seleccionados", uno de ellos se atrevió a preguntarle por los indicadores que comprenderían la famosa inclusión social, y el mandatario no salió bien parado pues ni siquiera pudo explicar qué eran indicadores.  
A la fecha no sabemos cómo se llevará a cabo este programa o plan, sólo se ha creado el respectivo ministerio. Lo más palpable quizás es que la "inclusión social" sí ha llegado a su familia para muestra dos ejemplos:
  • En Agosto del año pasado juramentó como nueva jefa de la SUNAT, la economista Tania Quispe, prima de Nadine Heredia. Este mes la mencionada funcionaria recibió un incremento de sueldo de 10 mil soles, llegando a ganar  ahora la generosa suma de 25 mil soles.
  • Antes de asumir el poder, Alexis Humala hermano del presidente de la república, sostuvo en Moscú una extraña reunión con representantes del gobierno ruso y el principal empresario de hidrocarburos de ese país, en aquella ocasión el mandatario dijo:  "el viaje de Alexis me cayó como un baldazo de agua fría". Un año después un amigo de Alexis obtiene millonarias ganancias en sus negocios con Rusia, como así lo denuncia un reportaje del Programa Cuarto Poder (¿se les terminó el romance con el gobierno?) .
¿A esto se estaba refiriendo Humala con la inclusión social?. Parece que tras la breve alianza con Toledo al presidente se le pegaron algunas malas mañas, como hacer favores políticos a sus familiares. 
La ambigüedad-marca registrada 
Es  el sello que ha caracterizado al gobierno aún desde la campaña electoral, pues uno era el discurso que Humala daba en Cajamarca, Arequipa, Cusco, y otro muy distinto con los empresarios de los sectores privados, lo que se prolongó en sus primeros meses de gobierno. ¿A qué Humala le creemos? , ¿al provocador y agitador o al más ecuánime?. Esta es una conducta que le sigue caracterizando así como jugar al silencio, en el caso Chehade, Espinar, Conga; sus desasfortunadas y ambigüas declaraciones ante los casos de sus hermanos Alexis y Antauro o la sucedida en el tema de las AFP's cuando un día antes de aprobarse al "caballazo" la cuestionada reforma, Humala había indicado que tomaría la decisión "en el momento apropiado" no hacen sino generar desconcierto.
¿La banda le quedó grande o el saco largo?
Parecía ya lejano los días en donde teníamos que soportar los exabruptos de la desalineada Eliane Karp,  ahora tenemos una primera dama, simpática pero con síntomas de protagonismo y a veces algo "metiche". Han sido muchas las ocasiones en que la primera dama, ha demostrado quién es la que manda no sólo en la casa sino en Palacio. Sin duda Nadine ha demostrado tener mayores habilidades comunicativas que su esposo y más correa para sortear preguntas y situaciones embarazosas.
La industria.pe
Una cosa es con guitarra otra con cajón
El tema de la seguridad ciudadana es otro que ha quedado en deuda, pues se pensó que por ser militar, Humala aplicaría todo su ¿conocimiento? de estratega para delinear políticas efectivas para enfrentar la delincuencia, sin embargo poco o nada se ha hecho al respecto, más bien la delincuencia se ha visto más fortalecida durante este año y con tendencia a extenderse a otras partes del país con los mismos niveles de agresividad que existen en la capital y en Trujillo. Ni que decir de la lucha contra el narcotráfico, sin comentarios.  
¿Agua o más muertos?
Sin duda la ineficacia del actual gobierno en su actuación frente a los conflictos sociales no es algo que se le puede señalar como exclusivo, pues es el legado heredado de las anteriores gestiones. Sin embargo su actitud frente a ellos sí es desesperante, al utilizar muchas veces el silencio como respuesta. La represión violenta, es otro factor que ha llamado la atención del régimen a la hora de querer  implantar el orden: 17 civiles muertos y dos mil 300 heridos en los diferentes conflictos durante el último año. 
Lamentablemente Humala está cosechando lo que sembró, fue él quien esparció la semilla de la división entre peruanos durante toda su campaña electoral, entre ricos y pobres, entre oro o agua, y ahora se rinde a los pies de los grupos de poder, causando el desenfado de un pueblo que se siente engañado al ver como el candidato que les prometió en su cara pelada defender sus derechos  ahora les mete una patada en el trasero.   
La economía
Es lo único que salva la gestión del presidente  aunque su manejo no es algo que dependa de él sino del talento de su ministro.  A pesar de atacar el modelo económico durante toda su campaña electoral y sembrar esperanzas en sus simpatizantes de la vuelta a un estado paternalista esto no ha ocurrido felizmente por el bien del país. "Humala ha sido una sorpresa tranquilizadora ... En materia económica le pondría un 17 sobre 20 de nota", ha sentenciado sobre el tema Luis Salazar, presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI). El BCR espera que la economía peruana crezca en 5,8% este año, cifra por demás halagadora. 
¿Adiós al nacionalismo?
Aunque para algunos pueda parecer algo tirado de los cabellos lo que pueda afirmar, creo que el cuadro que describe perfectamente el año de Humala, es cuando el presidente y su esposa, reciben a Gene Simmons  líder de la banda Kiss en Palacio de Gobierno y el artista estrecha la mano del mandatario. 
Esta imagen tiene varios significados, el encuentro de dos ideologías, la del capitalismo consumista y la del sueño nacionalista trasnochado, la aceptación de Humala de rendirse ante el poder de la economía, y dejar atrás la utopía izquierdista que abanderó durante su campaña electoral y que la realidad se ha encargado de demostrarle que no es posible llevarla a cabo.  
Finalmente tendrá que seguir siendo aliado de los empresarios y seguir el modelo económico  si quiere seguir siendo el presidente del Perú. A pesar de la frustración, rencor, ira, y desilusión de sus ilusos electores, quienes creyeron en la gran transformación o sueño nacionalista. Como vemos ha sido un año de más de lo mismo.  
larepublica.pe. ¿El encuentro de dos ideologías o la aceptación final de la derrota de un plan trasnochado? (el texto es mío).

No hay comentarios:

Publicar un comentario